abril 18, 2008

POESÍA DE ANDRÉ CRUCHAGA-Chalatenango, El Salvador

ANDRÉ CRUCHAGA- CHALATENANGO, EL SALVADOR

El poeta habla con la muerte

Y no es recuerdo de ellos lo que queda, sino ellos mismos.César Vallejo

Luciérnaga de sangre coagulada. Viento helado

Bajo el suplicio de una luz sin caracoles.

Bosque de cipreses apagados. Bosque negro.

Negro silencio del polen multiforme.

Hoguera marchándose con un ruido de madera:

Vida hundida en el cuenco de moscardones,

Muerte punzando los rincones de la niebla.

El filo del tiempo corta el suspiro.

La paz íntima se pierde en un instante.

Desnuda queda la tela del barro y el labio reseco;

Sin ceño la frente del viento;

Sin música la rendija de los ojos;

Espeso el zumo de la memoria, intenso y pulsante.

Asombro negro. Negra gaviota del crepúsculo.

Te llevas la flor y el polen. Te llevas el seno y el rezo,

Gavilán negro de trenes herrumbrosos.

Te ocultas en la lluvia y en la campánula,

Peregrina oscura, cubierta de palpitantes nubes.

Nadie sabe cuando vienes; y sin embargo, corroes,

Gusano de trenes trazados por el precipicio.

Nadie ve tus dedos ásperos, tirana del desprecio.

Nadie te ve venir con el ojo del bramido.

De repente estás ahí, pálida mortaja,

Coronando de borrasca el risco de la llama.

De repente estás ahí, en la paja y el alboroto

Con los trapos rígidos del ornamento

Como un reloj desvencijado después de la jornada.

Tu voz se hace patente en el llanto.

Te hartas en el minuto y la hora de las llenas:

Haces callar con la lengua muda de los candelabros

Esa voz ardiente de las alas…

Barataria, 09 de marzo de 2006 Del libro inédito: Viajar de la ceniza, prólogo de María Eugenia Caseiro.

abril 15, 2008

POESÍA DE SARA MAFFEI- BUENOS AIRES ARGENTINA

SARA MAFFEI - BUENOS AIRES, ARGENTINA
ORBITA PROFUNDA

Bésame con tu piel

con tu presencia levitada

en la sensatez del suspiro

en la torre cargada de soledad

con tibio quebranto.

Eres lluvia calmosa

que agrieta mi cuerpo,

como lame un perro las auroras

para nacer en otra primavera.

Soy tu piel amiga

un corazón deshecho de imposibles.

Retoma sin angustia

al deshuesado amor

que me contiene.

Sorpresa que escapa en el vacío,

dorada sonrisa voladora

donde nace un quejido.

Orbita profunda

tus pasos resbalan

en la justa presencia

POESÍA DE SILVIA AIDA CATALÁN- ARGENTINA

Primer Concurso Internacional de Poesía “César Vallejo” 31 de octubre de 2005

Del Verdor La Calma
"El libro ha nacido en el mayor vacío." César Vallejo
Con el ardor de la llaga en la brasa
advierto tu quebranto.
Aflicción ceñida a la silueta,
desflorando los cristales del invierno,
cavidades íntimas del Poeta.
¿En que carruaje he de cargar la pena,
para así,
encumbrarme y llevarte al naciente?
Ansío del verdor la calma,
ofrendarle al duelo que tu boca calla.
¡A cada perla de tus ojos tristes!
¡Nada más cruel, ni insano
que la daga empuñada por manos veneradas!
¡Tan ingrato como el giro de la garra,
ahondando la herida sin descanso!
¡Avanza! ¡Sube al vuelo quimérico!
Y al cruzar los mares,
deja caer los salobres cultivos del villano.
¡Brilla en la galaxia nueva!
¡Absorbe sus matices!
Concibe con tu pluma un hijo
y en sus pies,
haz tintinear cascabeles
burlando la hosquedad del carcelero
en “TRILCE”
¡Irrumpe en mística danza!
¡Oh, enamorado!
Entre aromas de hierbas agrestes
y la belleza florecida de tus versos.
Autor: Silvia Aida Catalán

abril 14, 2008

POESÍA DE OSCAR PORTELA - CORRIENTES, ARGENTINA

OSCAR PORTELLA-CORRIENTES,ARGENTINA

EL FINAL Antaño sobre el azul, la deriva del sueño voluptuoso

"el mundo interpretado es solo sueño",

y no el tempestuoso mar que ahora lanzo contra mi

para olvidarlo todo. El gran ojo del cíclope que me abandona

a los designios del azar. Antaño, las cinturas desnudas,

el agua pura que caía del cielo y no las pesadillas del circulo vicioso

que a ningún lado va. Nada puede la soledad

contra el azul que ayer me protegiera, y que desamparado

deja mi cuerpo hoy, azotado por la imaginería de la infancia.

Quién podría decirme continúa? No hay ya pasado ni futuro

en el presente que se deshace tras las iras del viento.

Oh, Calibos, rema en la noche de la Estigia y del pasado

que aún me requiere hasta hacer del instante, el vacío,

la opacidad, la dispersión, el Caos de antes del Caos:

Qué hacer con los minutos y los días. Vuelta mi sombra

contra mí, por qué no hacer de la nadeante nada,

sólo la sal de un pasado que se repite infructuosamente,

hasta perderse en la escritura de sí.

Óscar Portela

http://perso.wanadoo.es/luisalas/pcoscpor05.htm

POESÍA DE MARÍA EUGENIA CASEIRO- CUBA

Poema 3ra Mención de Honor en el Certamen Internacionalde Poesía César Vallejo 2006, Londres, Inglaterra.
A la vida soñada quemando el sol de los espejos.en este mundo, nada menos...” Vallejo
Se le fueron los zapatos a perecer en el afán
y por el uso perdieron,
por el uso no encontraron señales, y en la ruina,
un solo parque que afilaba el rastro con dolor de vida
señalaba el sitio a donde nunca llegaremos.
Muerte andada, andada muerte, a tranco sobre el pavimento...
ese lugar en que se abre
una gran boca de miedo.
Ya la luz que no recuerda a nadie, vino
desde el fondo de tus zapatos niños a traerte,
a colocar peldaños a la sombra de tus pies
Como un caballo sin más metáfora que el torso roto
una maqueta de tu anatomía salió de los espejos;
bebió la brevedad, el límite para buscar el blanco.
No hay lugar en el mundo para tus pies que fueron
desde mis pies cansados a buscarte
en la fuente del temor a la luz para ninguno;
luz unigénita del que ya me abandonaba desde siempre,
esa que bañaba las preguntas, los cuartos vacíos, el acaso.
Crecieron las raíces de tus pasos, buscaron el sueño
entre los muertos sin rostro, en el sosiego buscaron,
bebieron de la sed, de las razones
subieron la escalera de la lágrima
rompieron, ¡ay de ti!, sombra de mi sombra,
la máscara en que tu ojo se apagaba.
El sol, que no sabía de nosotros,
que no supo de ti ante mi, encontró tu boca,
mi boca esquiva en un rincón sin violencia,
tu rígida inocencia paseada por la noche hasta tu yo
en la pacífica muerte, en la muerte inequívoca
en que no tenían cabida más que tu ojo y tus zapatos
con el afán de buscar y buscar la calle.
Bajo el llanto permeable de tu lágrima,
mi lágrima hueca por el cristal del fuego
mataba la lumbre, la vida que soñaba, quemaba el sol,
rajaba las cometas, y la fuente donde no había agua
caía sin vida ante nosotros.
Yo que no soy la misma que miraba
desde el sueño partir el tren de tus zapatos,
señalaba con el índice tronchado por la filantropía
tu alma helada,
huyendo…

"Embajada del Perú - Área de Cultura" -- Invitación de la Embajada del Perú al Homenaje a César Vallejo

La Embajada del Perú tiene el agrado de invitar a usted al “Homenaje a César Vallejo” que se realizará el día
16 de abril de 2008 a las 19 horas en la Sala Borges de la Biblioteca Nacional.
"Embajada del Perú - Área de Cultura"

abril 13, 2008

POESÍA DE JORGE LOMUTO - BUENOS AIRES, ARGENTINA

Cuando Mailén Iskandar, una de mis nietas, terminó primer año secundario,
llevó de vuelta a su casa varios trabajos que había realizado en la escuela.
Uno de ellos, un collage, se lo elogió mi esposa.
La niña se lo regaló y yo vislumbré que podía ser portada de un libro mío.
..."Le dije si podía sugerirle uno "¿Cuál?", me interrogó "Nativa", le contesté. "Me encantó",
aprobó ella. Cuando estaba todavía corrigiendo las últimas pruebas de galera, le hablé al editor para
ver si podía incluir una poesía más en ese volumen. Me contestó afirmativamente y elaboré
"Nativa", dedicada a la figura de ese trabajo, poema que cierra el libro.
Jorge Lomuto- Buenos Aires - Argentina
OBRA: " NATIVA" TÉCNICA: COLAGGE (DISEÑO Y PAPEL) AUTORA: MAILÉN ISKANDAR
NATIVA

Al colagge de Mailén Iskandar,
que ilustra la portada de este libro
Nos abrazamos a la tierra,

transfundimos anhelos en las hojas,

nos transporta la danza con latidos de cristal

a los ancestros.

Alfarería,

aliento de vicuña,

la luminosidad del Norte

impregna nuestros ámbitos del eco sustancial

del propio pueblo originario.

Y mientras tanto,
bajo nevadas y volcanes,
las ráfagas del Sur son un cuadrante

de vértigos tehuelches.
Así,
cambiante de comarcas y colores,
entre psicosis de laderas

y oquedades de heladas catacumbas,
con huesos que entre bríos nutrió la vieja raza,

estás,
nativa,
en el mar de esa sangre de hombre blanco,

en la sed del amor universal

que te consagro.
Libro de Poemas: "CÓDIGO DE SUPERVIVENCIA