julio 25, 2008

POESÍA DE GRACIELA LICCIARDI -ARGENTINA

Es la madre de adentro, no es mi madre

No se piense
La que cocina trapos sucios
La que limpia indiferencias
Que fatiga los días
Con cada una de sus noches
Y lame las entrañas
Con su pequeña zarpa,
La que fragmenta sueños
Y lacera los deseos
La que duela a los vivos
La que castiga mi nombre
Doblada al anochecer
De diarias pesadillas,
Es la madre de adentro,
No es mi madre
No se diga,
La que escupe mi sombra
La que hiere el amor
La que sutura la leche
Como un ácido veneno
Es mi madre de adentro,
no es mi madre
La del mandato certero
La que apaga los proyectos
La que opaca rincones
De oscurecida vida
La que siempre paga dudas
De un exilio hipotecado
Por silencios
La que siempre la que nunca
Es la madre de adentro,
No es mi madre
No se equivoque
Es la loba que aúlla
Tan cerca
Y tan cerca
Que da miedo lastimarla